La importancia de los expertos en la materia para la traducción técnica

¿Puedes distinguir un byte de un bit o explicar la diferencia entre cemento y hormigón en otro idioma? Por definición, la <a href=»/?page_id=446″>traducción técnica</a> implica traducir documentos producidos en campos altamente especializados, específicamente en ciencia y en tecnología. A continuación, explicamos por qué los expertos en la materia son tan importantes para un servicio de traducción técnica.
<h2><strong>Vocabulario especializado y estructuras lingüísticas </strong></h2>
Imagínate leer cada una de las páginas del manual de instalación de tu nueva computadora portátil o teléfono móvil y probablemente podrás imaginar por qué la traducción técnica es tan desafiante. Los documentos técnicos contienen mucha jerga (es decir, vocabulario específico de una industria) y otras <a href=»/?p=254553″>características lingüísticas únicas</a> que requieren un conocimiento profundo de la materia para traducir con precisión. ¿Por ejemplo, podría una persona que no trabaja con redes discernir las diferencias entre «ruta» y «enrutamiento» en el contexto del protocolo de internet?

Además, la ciencia y la tecnología están en constante evolución. ¿Cómo se traduce un proceso o producto completamente nuevo e innovador si aún no existen traducciones específicas de sus componentes? Los traductores que también son expertos en la materia (SME, por su sigla en inglés) están en la mejor posición para comprender y transmitir el contexto necesario, aprovechando su amplio conocimiento de la industria para seleccionar las frases que guiarán a los lectores de manera más eficiente.
<h2><strong>Estilo y formato específicos de un tema en particular </strong></h2>
Algunos de los documentos más comunes que maneja un servicio de traducción técnica incluyen documentos de especificaciones, manuales de operación y del producto, hojas de seguridad, guías técnicas y más, cada uno con sus propias convenciones de formato y estilo. Al escribir manuales de usuario, por ejemplo, una convención es utilizar el modo imperativo para los verbos, indicando al lector que siga ciertos pasos. Muchas áreas de la redacción técnica también prefieren el uso de la voz pasiva a la voz activa. Estas convenciones añaden una capa de complejidad al traducir a idiomas que no tienen la misma gramática o sintaxis.

Es el trabajo del experto en la materia adaptar su traducción para la lengua meta mientras se adhiere a las pautas de estilo apropiadas. Además, un traductor técnico suele encontrarse con <a href=»/?page_id=204″>software y formatos especializados</a>, como dibujos o lenguaje de marcas de AutoCAD en varios idiomas de programación. Si el traductor no está familiarizado con el software y el tipo de archivo, es más probable que su traducción tenga errores de formato que pueden variar desde lo visualmente incómodo hasta lo considerablemente dañino.
<h2><strong>Cumplimiento de normas</strong></h2>
Finalmente, contar con expertos en la materia es crucial para mantener el cumplimiento de todos los requisitos legales y éticos, tanto a nivel nacional como internacional. Todos los servicios de traducción técnica manejan habitualmente textos como patentes y solicitudes de patentes, documentación farmacéutica y etiquetado de productos, así como la <a href=»/?page_id=282″>localización</a> para mercados regionales. Todos estos deben cumplir cuidadosamente con las reglas locales y globales establecidas por agencias como la Administración de Food and Drug Administration o la Comisión de Seguridad de Productos de Consumo de Estados Unidos, la Organización Mundial de la Salud y varios organismos provinciales o ministerios nacionales antes de que se apruebe su distribución.

Un experto en la materia también puede garantizar que todas las traducciones estén libres de errores peligrosos que podrían dar lugar a demandas en el futuro. Dado que las traducciones técnicas incluyen hojas de datos de seguridad, manuales de usuario, etiquetas de advertencia y documentos similares destinados a proteger la seguridad del usuario, se necesita la mirada atenta de un experto para evitar errores críticos como escribir las unidades incorrectas o traducir mal una palabra clave, por ejemplo, un límite de peso de 50 libras es muy diferente de uno de 50 onzas. La importancia de la seguridad también es la razón por la que tú deberías trabajar con <a href=»/?page_id=270″>traductores humanos</a> para traducir o para corregir un paso de traducción automática mejorada. Basta con mirar el caso reciente de AI Overviews de Google, donde la inteligencia artificial <a href=»https://www.zdnet.com/article/glue-pizza-gasoline-spaghetti-google-explains-what-happened-with-its-wonky-ai-search-results/» target=»_blank» rel=»noopener»>recomendó mezclar lejía con vinagre</a>, una combinación letal, para limpiar un lavarropas.

Trabajar con un <a href=»https://www.trustedtranslations.com/»>servicio de traducción técnica</a> profesional te pondrá en contacto con <a href=»/?page_id=644″>traductores verificados y acreditados</a>. No temas preguntar sobre su conocimiento de la materia junto con sus cualificaciones lingüísticas: esto puede marcar la diferencia entre una traducción técnica apenas aceptable y una excepcional.

Foto de Lukas Hron en Unsplash