Normas ISO en la industria de las traducciones

El crecimiento masivo y la evolución de la industria de las traducciones ha creado la necesidad de estandarizar este trabajo. Como resultado, la Organización Internacional de Normalización (ISO) ha elaborado normas que rigen la calidad de las traducciones.

La calidad de una traducción es vital en los campos médico, legal, contable y de propiedad intelectual, donde una traducción de mala calidad puede causar pérdidas comerciales o incluso la muerte (principalmente en el campo médico).

En este artículo, veremos todo lo que hay que saber sobre las normas ISO en la industria de las traducciones. ¡Comencemos!

¿Qué es la Organización Internacional de Normalización (ISO)?

La ISO es una organización internacional no gubernamental que reúne a varios organismos nacionales de normalización para desarrollar y publicar una amplia gama de estándares comerciales, patentados e industriales. Estos estándares tienen un papel fundamental en mejorar los controles de calidad y facilitar las relaciones internacionales.

Normalmente, ISO no representa el acrónimo de esta organización, sino un nombre derivado de la palabra ’isos’, del griego antiguo, que significa «equivalente» o «igual». Para evitar distintos acrónimos en distintas lenguas y para que sea reconocida universalmente, los fundadores escogieron el nombre ISO.

Esta organización, lanzada en 1947, juega un papel clave en la facilitación del comercio internacional al establecer estándares comunes entre diferentes países para garantizar que los productos y servicios sean de buena calidad, seguros y confiables para los consumidores.

Los aspectos específicos de la norma ISO 17100 de la industria de las traducciones

ISO 17100 es el estándar reconocido internacionalmente que rige la industria de las traducciones. Esta norma establece y define los criterios para la prestación de servicios de traducción. Cubre todos los aspectos del proceso de traducción que afectan directamente la calidad y la prestación del servicio, como los recursos humanos y los recursos tecnológicos.

Esta norma ISO requiere que todos los prestadores de servicios de traducción (TSP) realicen al menos dos pasos clave:

  • Traducción: aquí es donde el traductor traduce el contenido y luego lo revisa.
  • Revisión: aquí, el contenido traducido es revisado por otro traductor. El traductor compara el contenido traducido con el texto fuente y hace las correcciones necesarias.

El camino hacia la ISO 17100

La certificación ISO 17100 significa que la empresa cumple con todos los estándares establecidos para la prestación de servicios de traducción de calidad que cumplen con los requisitos del cliente y de la industria. El proceso de certificación ISO 17100 sigue tres pasos principales:

  1. Evaluación inicial

Esta es la primera etapa: la compañía se pone en contacto con las autoridades ISO relevantes en su área y piden una evaluación.

Durante la evaluación, el auditor de la ISO identifica todas las áreas de incumplimiento y recomienda mejoras puntuales para cumplir con los requisitos.

Luego el auditor recopila toda la información relevante para preparar o compilar un manual.

  1. Redacción del manual

El segundo paso del proceso de certificación ISO 17100 es la compilación de un manual. Aquí se incluyen todos los procesos obligatorios junto con los procesos comerciales actuales de la empresa.

  1. Presentación de certificaciones

Una vez que la empresa cumple con todos los requisitos establecidos (recursos, preproducción, producción y posproducción), se presenta el manual ante un comité ISO, y, una vez que todo está aprobado, se emite el certificado ISO 17100. La empresa ahora está certificada y puede utilizar la marca de certificación en su sitio web y en materiales impresos.

El proceso de certificación ISO 17100 tarda aproximadamente entre 6 y 8 semanas. Esta certificación es válida durante un periodo de tres años. Luego la empresa debe volver a certificar que opera en cumplimiento de los estándares vigentes de la industria.

Qué significa la certificación ISO para los compradores de traducciones

  • Si un prestador de servicios de traducción posee la certificación ISO, puedes confiar en que este ha alcanzado un mayor nivel de cumplimiento de los estándares que contribuyen a un producto cuidado, profesional y preciso.
  • La certificación da fe a los clientes de que la empresa en cuestión cuenta con un equipo de traductores e intérpretes cualificados, con formación profesional, que se encargan de sus tareas de la mejor forma posible.
  • Definir procesos y procedimientos para obtener la certificación motiva a los empleados de las compañías de traducciones para que produzcan trabajos de mejor calidad.
  • Esto también promueve acuerdos internacionales porque, al seguir los estándares establecidos, el contenido se traduce sin perder su significado original, lo que es vital en contextos como la medicina, el ámbito jurídico y la contabilidad, por ejemplo.

A medida que aumenta la necesidad de servicios de traducción a nivel mundial, la calidad y la precisión de las traducciones no pueden pasarse por alto. Los parámetros ISO garantizan que las traducciones de una empresa se adhieran a procesos bien definidos y reiterativos de producción y revisión, los que apuntan hacia un nivel de calidad superior.

Por lo tanto, la próxima vez que busques servicios de traducción, asegúrate de verificar que tu proveedor de servicios de traducción cuente con la certificación ISO 17100.

Contáctanos hoy para obtener servicios de traducción de calidad, profesionales y económicos con certificación ISO 17100.

Etiquetado con: