Edición versus revisión


Después de haber vivido en un país hispanohablante durante un par de años, y después de haber escuchado el término “edición” (edition) usado casi a diario para referirse a “revisión” (editing), comencé a pensar que tal vez “edición” era, de hecho, un sinónimo de “revisión” y que estas dos palabras eran intercambiables entre sí. Sin embargo, estaba equivocada.Después de investigar un poco, llegué a la conclusión de que en el mundo de la traducción deberíamos usar la palabra “revisión” en lugar de “edición”.

Hice una simple búsqueda en Google y me encontré con los siguientes resultados: 9,350 entradas para el término “traducción, edición y corrección (proofreading)» y el sorprendente resultado de 304,000 entradas para “traducción, revisión y corrección (proofreading)”.

De acuerdo al diccionario Merriam Webster, “edición” se refiere a “la forma o la versión en la que un texto se publica”, es decir, “la edición rústica de una novela o la edición en español de un libro”.Edición también se refiere al “conjunto de copias publicadas al mismo tiempo” o a la “edición especial de un periódico”, por ejemplo, “la edición del domingo del New York Times” o la “edición internacional del Financial Times”.

“Revisión” significa “preparar (como material literario) para una publicación o presentación pública, modificar, adaptar o depurar de forma especial, para llegar a alcanzar la conformidad de un estándar o para servir a un propósito específico”, por ejemplo se podría decir: “ella revisó cuidadosamente el discurso” o “él revisará la traducción”.

En el mundo de la traducción diríamos “esta traducción necesitaría ser revisada” o “esta traducción necesita revisarse” en lugar de “esta traducción es para editarse”.Aunque estas dos palabras pueden sonar parecido y tener significados similares, en el próspero mercado de traducción de hoy en día, estos dos conceptos no deberían confundirse.

Etiquetado con:
?>