¿A qué se refiere la sigla LEP y qué significa acceso lingüístico?

Acceso lingüístico se refiere a los servicios empleados por varias agencias para eliminar la brecha de comunicación entre dos personas que no hablan la misma lengua. En Estados Unidos, existen leyes federales y órdenes ejecutivas diseñadas para obligar a las agencias financiadas por el gobierno federal a cumplir con los requisitos de acceso lingüístico.

Las personas con capacidades limitadas en lengua inglesa se benefician de diferentes servicios a través del acceso lingüístico. LEP o limited English proficiency (capacidades limitadas en lengua inglesa) es un término que se usa para describir a las personas que no poseen un dominio eficaz de la lengua inglesa. Por lo tanto, estas personas son elegibles para recibir asistencia lingüística.

LEP y los servicios de acceso lingüístico

Las personas que no hablan inglés como lengua materna y tienen dificultades para comunicarse correctamente a menudo requieren la ayuda de un intérprete o de un traductor de documentos para comprender una situación. Las personas que reciben este apoyo también se benefician del acceso equitativo a varios programas.

Las normas que rigen el tratamiento de las personas con LEP son administradas y mantenidas por la Sección Federal de Coordinación y Cumplimiento (FCS) de la División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia de Estados Unidos. El sitio web alienta a los usuarios a acceder a los recursos y presentar quejas contra la discriminación.

¿Qué motivó la creación del término LEP?

El término LEP fue acuñado inicialmente por James Crawford (del Institute for Language and Education Policy) en 1975 para asignar una etiqueta con una connotación positiva.

LEP se convirtió en un término ampliamente conocido el 11 de agosto de 2000, cuando el presidente Bill Clinton firmó la Orden Ejecutiva 13166 para brindar asistencia e igualdad de oportunidades a las personas con capacidades limitadas para hablar inglés.

La Orden Ejecutiva 13166 cubre dos propuestas distintas. El primer componente intenta mejorar la aplicación del Título VI de la Ley de Derechos Civiles de 1964, el que prohíbe la discriminación basada en el origen nacional. Como se define en el Título VI, los actos de discriminación incluyen la negativa a brindar acceso significativo a personas con dominio limitado del inglés.

La Orden Ejecutiva obliga a las agencias financieras federales a proporcionar un conjunto de pautas claras para los beneficiarios de asistencia financiera federal.

El segundo componente requiere que las agencias federales cumplan con las mismas regulaciones que los beneficiarios de asistencia financiera federal para brindar un acceso significativo a las personas con LEP.

La implementación de la Orden Ejecutiva brinda a las personas con LEP la capacidad de tomar una decisión informada sin importar el entorno. Esto puede tener influencia en los sectores de la salud y de la educación, visto que las barreras de comunicación ya no obstaculizarían a las personas con LEP.

LEP: Los requisitos de traducción e interpretación

Se alienta a las organizaciones federales a cumplir con algunos requisitos de traducción e interpretación para cerrar la brecha de comunicación de manera efectiva. Las instituciones que no cuentan con recursos bilingües internos tienen la libertad de recibir asistencia de traductores o intérpretes externos.

Esencialmente, las organizaciones deben buscar servicios de asistencia lingüística de una agencia competente y capacitada que comprenda los matices culturales del lenguaje. Se anima a las empresas que se inscriben con agencias de terceros a redactar un documento escrito que destaque las funciones y responsabilidades que se estipulan en el acuerdo de servicios de asistencia lingüística.

Por último, las agencias también deben desarrollar procedimientos de acceso lingüístico, los que pueden servir como pautas para que el personal recopile información y diseñe y brinde servicios lingüísticos a las personas con LEP. Los procedimientos de acceso lingüístico se pueden compilar como manuales escritos, archivos digitales, referencias de escritorio, notaciones de teléfonos y otras formas similares.

Conclusión

Las barreras lingüísticas pueden ser obstáculos importantes para las personas con capacidades limitadas en lengua inglesa, lo que resulta en malentendidos, frustraciones y conflictos. Por lo tanto, las organizaciones deben tomar medidas integrales para proporcionar recursos precisos a las personas con LEP.

Si tu agencia está buscando un servicio de terceros que ofrezca traducción e interpretación con fluidez, ponte en contacto con nosotros ahora. Contamos con un equipo de profesionales de prestación de servicios lingüísticos que entienden tu público meta. Además, proporcionamos traducciones precisas y siempre tenemos en cuenta los matices culturales para que el lenguaje sea accesible y más fácil de entender.

Etiquetado con: