¿El español de Estados Unidos se ajusta a la Real Academia?

Como bien sabemos, existen diferentes variedades del español que se utilizan, sobre todo en el área de la traducción, para localizar el texto final en función de sus lectores. Así, dada la gran cantidad de hispanohablantes que viven en los Estados Unidos, ha surgido esta nueva variedad, el llamado US Spanish o español de Estados Unidos, que procura no alejarse tanto de la idiosincrasia del inglés.

Ahora bien, ¿esta variedad del español es correcta? En líneas generales, se podría decir que sí. Los textos traducidos en US Spanish deben seguir las normas gramaticales y ortográficas de la lengua. De más está decir que no se admiten, bajo ningún concepto, las traducciones erróneas, aunque sí es más flexible la cuestión de la naturalidad. Esto es así porque el español de Estados Unidos está más apegado al inglés que el que se habla en otras partes del mundo. Oraciones que tal vez suenan muy “inglesas” serán admitidas, con el objetivo de que el lector las sienta más cercanas. Lo más importante es que la elección de las palabras sea adecuada y le suene familiar al lector. En muchos casos, esto significa recurrir a los préstamos lingüísticos, es decir, a dejar palabras en inglés, que aunque tengan equivalentes en español, no se usan en los Estados Unidos. Algunos ejemplos tienen que ver con el área de la tecnología (tablet, smartphone, laptop) y otros con cuestiones culturales (mall en vez de centro comercial, o kit en lugar de juego o equipo).

Ahora bien, la normativa del US Spanish no siempre es correcta. Entre estas cuestiones se incluyen los signos de puntuación y el uso de mayúsculas, por ejemplo. El inglés cuenta con reglas que difieren de las del español. En los títulos, el US Spanish intenta mantener el “impacto” del inglés, y por eso usa mayúsculas en sustantivos, adjetivos, verbos y adverbios. Si consultamos el diccionario de la Real Academia Española, podremos ver que esto es considerado, lisa y llanamente, un error. Lo mismo sucede con la puntuación de decimales y millares para los números.

Entonces, ¿cómo optamos por una u otra opción? Todo dependerá del registro del texto, del tipo de público que vaya a leerlo y, en última instancia, será una decisión personal del cliente. Bien sabemos que la Real Academia está muy centrada en la variedad de España, entonces, es difícil que el US Spanish se ajuste a ella en su totalidad. El cliente deberá analizar bien por qué necesita optar por el español de Estados Unidos y, una vez tomada la determinación, deberá hacerse a la idea de que será necesario resignar la corrección absoluta en pos de la funcionalidad de su traducción.

Etiquetado con: