Categories

Chercher

Autres Langues

Social

Ómicron: ¿qué hay detrás de un nombre viral?

safe_image

Alfa, beta, gamma, delta… No, no se trata de la semana de reclutamiento de las hermandades estudiantiles. No hay ninguna sororidad o fraternidad a la cual unirse aquí. En realidad, así es cómo se nombran las variantes del SARS-CoV-2.

Normalmente, los virus se nombran según su país de origen. Pero la Organización Mundial de la Salud ha decidido utilizar el alfabeto griego como sistema de nomenclatura para evitar la xenofobia.

Sin embargo, nombrar virus con letras del alfabeto griego es una elección extraña para la OMS, ya que es difícil traducir estas letras en otras lenguas. En algunos casos, es imposible.

Ómicron es la decimoquinta letra del alfabeto griego. Y sé lo que te estás preguntando. ¿Cómo atravesamos las otras catorce letras tan rápido?

Bueno, para averiguar cómo llegamos aquí, tenemos que ver dónde estuvimos. Hagamos un repaso de las variantes.

Variantes pasadas

  • Alfa

Se detectó originalmente en el sudeste de Inglaterra, en septiembre de 2020. La variante alfa es una variante preocupante (VOC, según la Organización Mundial de la Salud, básicamente, una variante que causa más preocupación).

  • Beta

Esta VOC fue detectada por primera vez en la bahía Nelson Mandela (Sudáfrica), en mayo del 2020.

  • Gamma

Esta VOC fue detectada por primera vez en Brasil, en noviembre de 2021.

  • Delta

Fue detectada por primera vez en India, en octubre de 2020, y fue clasificada como VOC en mayo de 2021.

  • Épsilon

Fue una variante de interés (VOI, variante de interés), por primera vez detectada en California (EE. UU.), en mayo del 2020.

  • Dseta

Esta antigua VOI fue detectada por primera vez en Río de Janeiro (Brasil), en abril de 2021.

  • Eta

Esta VOI fue catalogada por primera vez en Reino Unido y fue detectada en diciembre de 2020.

  • Zeta

Esta antigua VOI fue detectada por primera vez en Filipinas, en enero de 2021.

  • Iota

Esta antigua VOI fue detectada por primera vez en Nueva York (EE. UU.), en noviembre 2020.

  • Kappa

Actualmente es una antigua VOI. Fue detectada por primera vez en India, en octubre de 2020, y fue reclasificada en diciembre de 2021.

  • Lambda

Esta VOI fue detectada por primera vez en Perú, en diciembre de 2020.

  • Mu

Esta VOI fue detectada por primera vez en Colombia, en enero de 2021.

  • Ómicron

Esta variante preocupante fue detectada por primera vez en Sudáfrica, en noviembre de 2021.

¿Qué pasó con nu y xi?

Creo que saltamos un par de letras, ¿no? ¿Qué pasó con nu y xi? ¿Por qué no hubo mención de ellas?

Lo que sucede es que la WHO nos tiene muy en cuenta y pensaron que nos confundiría aún más tener una variante con ese nombre. La pronunciación de nu es muy parecida a la voz inglesa ‘new’, que significa “nuevo”. Y eso no estaría bien. Sería extraño para los ingleses anunciar una nueva variante nueva.

¿Y qué sucedió con xi? La OMS no solo se preocupa por nuestra salud, sino que también se preocupa por nuestros sentimientos. Pensaron que nombrar una variante con la letra xi sería demasiado confuso, ya que Xi es un apellido muy común. Xi —da la casualidad— es el apellido del secretario general del Partido Comunista de China. Y, como se cree que el virus originó en China, la OMS determinó que lo mejor sería saltar la letra xi.

Y así llegamos a la actualidad. De alfa a ómicron, saltando un par de letras. Algunas de las sobredichas variantes nos impactaron más que otras. Todos recordamos las variantes alfa, beta y delta, pero el resto parecen haber desaparecido.

Es decir, puede parecer que saltamos muchas letras, pero, en verdad, fueron solo dos. No has oído hablar de las otras porque la OMS no consideró que fueran ni variantes preocupantes ni variantes de interés.

¿Cuáles son los siguientes pasos?

Según el alfabeto griego, la próxima variante se denominaría pi. Sin embargo, nombrar una variante del mismo modo que un concepto de la geometría que todos conocemos es riesgoso.

Después de pi, tenemos que estar atentos a ro, sigma, tau, ípsilon, fi, ji, psi y omega. Y, sinceramente, creo que sería mejor no escuchar hablar de más letras griegas en este contexto.

¿Qué sucede cuando se nos acaba el alfabeto griego? ¿Recorreremos el alfabeto griego otra vez? ¿Comenzaremos a darles nombres de pila a las variantes como hacemos con los huracanes, dándoles nombres como Berta o Dale?

¡Nadie lo sabe! La OMS descubrirá otra forma segura y agradable de darles nombres a las variantes luego de agotar el alfabeto griego.

Si coincides conmigo, sin embargo, seguirás preguntándote en qué momento las variantes iota y eta existieron. ¿Es decir, cómo pudo haber pasado inadvertido algo tan preocupante?

Y, mientras la pandemia sigue su oneroso curso y mientras que buscamos la forma de volver a algún tipo de normalidad, si lo que buscas es una traducción médica bien hecha, consulta por los servicios de traductores profesionales especializados que sabrán distinguir la variante ómicron de la variante delta.