EL BLOG EN OTROS IDIOMAS

Blog de traducción
Blog di traduzione
Blog de traduction
Übersetzungsblog
Blog de tradução
Vertaal Blog
翻訳ブログ
Блог на тему перевода
翻译博客
مدونة الترجمة
번역 블로그

¿Por qué los dialectos son importantes para la traducción y la localización?

Serious funny dogs

Y’all, youse, yinz, you all (distintas formas de decir «ustedes» en EE.UU.)… gracias a los dialectos, puede viajar por los Estados Unidos y escuchar una asombrosa variedad de opciones utilizadas para dirigirse a más de una persona. Pero, ¿por qué los dialectos son tan importantes a la hora de traducir?

En esta publicación hablamos de qué son los dialectos, los desafíos que pueden plantear a la hora de traducir y la importancia de diferenciarlos para la traducción y localización.

¿Qué es un dialecto?

Como se analizó en una publicación reciente sobre dialectos, etnolectos y sociolectos, la definición de dialecto no siempre es sencilla. Sin embargo, la forma más sencilla de pensar en un dialecto es como una variante del idioma. Los dialectos tienden a formarse cuando la geografía, la clase social y otros factores producen naturalmente una variante lingüística con características lingüísticas distintivas.

¿Vive en un apartamento o en un piso? ¿Se refiere a una guarnición de patatas fritas como patatas fritas o papas fritas? Depende de si habla inglés americano o inglés británico, dos dialectos principales que a su vez se dividen en una multitud de subvariantes lingüísticas. En los Estados Unidos, por ejemplo, algunos dialectos ampliamente hablados incluyen el inglés vernáculo afroamericano (AAVE, por sus siglas en inglés), el inglés del sur de los Estados Unidos y el inglés de los Apalaches.

¿Por qué los dialectos suponen un reto?

¿Ha visto alguna vez una película en la que los intentos de los actores de hablar el idioma local son, bueno, vergonzosos? Cinco décadas después de protagonizar Mary Poppins (1964), el actor Dick van Dyke todavía se disculpaba por su muy criticado intento de utilizar el cockney, un dialecto del inglés típicamente asociado con la clase trabajadora del East End de Londres.

Los dialectos son intrínsecamente difíciles de imitar, comprender y transmitir con precisión al traducir. Hay muchos factores a tener en cuenta cuando se trabaja con un solo dialecto, incluida la pronunciación (acento), la gramática y el vocabulario o jerga. Luego, para complicar aún más las cosas, muchos idiomas contienen una gran multitud de dialectos: solo el chino tiene aproximadamente ocho dialectos o grupos lingüísticos principales, de los cuales el mandarín estándar y el cantonés son sólo dos de los más conocidos.

¿Por qué los dialectos son importantes para la traducción y la localización?

Para las empresas que desean llevar su negocio a mercados locales específicos, una traducción estándar “única para todos” simplemente no funciona. En cambio, la localización es imprescindible para poder adaptar sus productos y servicios a los matices lingüísticos y culturales de un público objetivo. Por lo tanto, el conocimiento de los dialectos locales es esencial para mantener la autenticidad y eficacia de cualquier proyecto de traducción y localización.

Tomemos el español, por ejemplo. Una traducción que utilice el español “estándar” o castellano, hablado principalmente en España, probablemente suene demasiado formal y forzada en otras partes del mundo hispanohablante. Asimismo, los numerosos dialectos del español latinoamericano tienen características gramaticales únicas cuya ausencia en una traducción llamarían mucho la atención, como el español rioplatense y su marcado uso del voseo (vos en lugar de ).

El vocabulario y la jerga también pueden llegar a convertirse en un peligroso campo minado, e ignorar las diferencias dialectales puede conducir, en el mejor de los casos, a un malentendido humorístico o, en el peor, a una ofensa grave. Digamos que no querrá mezclar palabras como pants (que en inglés americano significa pantalones, pero en inglés británico, ropa interior) en su publicidad. Además, los propios dialectos suelen tener connotaciones políticas y culturales que requieren un manejo sensible. Por ejemplo, utilizar una traducción al francés metropolitano (“europeo estándar”) en Montreal puede no caerle muy bien a una población que habla (y está orgullosa de hablar) francés quebequense.

Al final, solo hay una cosa que es igual en todas las variantes lingüísticas: para la traducción y la localización, debe buscar traductores profesionales que no sólo dominen el idioma de destino, sino que también puedan asesorarlo sobre la localización de los dialectos clave de su mercado.

Foto de Nancy Guth en pexels